viernes, 23 de septiembre de 2016

UGT y CCOO presentan a la OIT su visión de la situación laboral del turismo en España y su apuesta por el trabajo decente y un modelo sostenible para la industria turística española

Ayer, una delegación de UGT y CCOO se reunió con el Director de la Oficina para España de la Organización Mundial del Turismo (OIT), Joaquín Nieto.

La reunión forma parte del calendario de reuniones con las instituciones y colectivos con motivo de la celebración del Día Mundial del Turismo 2016, el 27 de septiembre, cuando las Federaciones de Servicios de UGT y de CCOO han organizado una primera jornada de movilización en el conjunto del Estado.

La bonanza económica que vive la industria turística a nivel general y en particular la española, se ha traducido en una mayor explotación laboral sustentada en salarios más bajos, precariedad laboral, falta de negociación colectiva sectorial y aumento de la externalización con el objetivo de no aplicar los convenios colectivos sectoriales, rebajando los salarios en torno al 40% como en el caso de las camareras del pisos.

Por su parte, UGT y CCOO han hecho llegar al máximo responsable de la OIT que la crisis económica en España ha tenido una incidencia importante en el ataque contra condiciones de trabajo. Las reformas laborales han venido a facilitar nuevas herramientas empresariales para eliminar derechos conseguidos. Pero tampoco hay que engañarse. El sector turístico español no ha sido de los que más han sufrido los embates de la crisis económica y desde luego cabe pocas dudas de que, por toda una serie de circunstancias, hace ya algún tiempo que la ha superado. La crisis no ha sido más que un pretexto para intensificar tendencias que ya apuntaban hace largo tiempo, utilizando la misma para un brutal ataque al empleo, a las condiciones de trabajo y los derechos laborales.

En este sentido, los sindicatos UGT y CCOO le han entregado la Declaración que están divulgando en un acto tan significativo como es el Día Mundial del Turismo, donde los sindicatos quieren reivindicar el derecho a tener unas condiciones de trabajo dignas con un empleo con derechos y profesionalidad, por el derecho de la negociación colectiva, recuperando los derechos y el poder adquisitivo de los salarios, por la derogación de las reformas laborales de los distintos gobiernos, contra la pobreza salarial y la externalizaciones, así como el reconocimiento de las enfermedades profesionales. En definitiva un empleo y un salario decente para que dejemos de ser la CARA B DEL TURISMO EN ESPAÑA.

Los objetivos de esta campaña, que no es meramente puntual y se extenderá en el tiempo, no pueden por menos que merecer todo el apoyo de los sindicatos: contribuir a mejorar las condiciones de trabajo de este colectivo, denunciar las condiciones laborables que sufren ante la opinión pública y promover y comprometer a las empresas, autoridades nacionales y organizaciones internacionales como la Organización Internacional del Trabajo (OIT), entre otras.

El representante de la OIT en España ha escuchado las reivindicaciones de los representantes de los trabajadores españoles del sector. Ha comentado que la OIT ha convocado una reunión tripartita de expertos para febrero de 2017 con el objetivo de elaborar y promover unas ‘Directrices sobre trabajo decente y turismo socialmente responsable’ dentro de un modelo turístico sostenible, preservando los recursos naturales y culturales sobre los que se asienta la viabilidad a largo plazo del desarrollo turístico, donde la apuesta sea por la responsabilidad social, la formación y el trabajo decente, en línea con los Objetivos de Desarrollo Sostenible. También ha informado sobre las conversaciones mantenidas entre la OIT y la Organización Mundial del Turismo para celebrar en España un evento conjunto sobre ‘Turismo y empleo’ con ocasión del Año internacional del Turismo que se celebrará durante el año 2017 en el que participarán los interlocutores sociales.

Por todo esto UGT y CCOO valoran positivamente la reunión celebrada con el representante de la OIT, como un acto muy importante en la lucha de los trabajadoras y trabajadoras a nivel general y por los compromisos adquiridos.

jueves, 22 de septiembre de 2016

Somos el país europeo donde más se cotiza y donde menos se gasta en pensiones

“Las políticas del Partido Popular son las directamente responsables de que el Sistema Público de Pensiones esté como está. El sistema no falla, son las políticas del PP las que fallan. De hecho, ante la posible actualización de pensiones, salarios públicos y SMI, el Gobierno da la callada por respuesta y alega una serie de impedimentos jurídicos irreales”.
La Secretaria de Políticas Sociales, Empleo y Seguridad Social de UGT, Mari Carmen Barrera, ha realizado estas declaraciones esta mañana en Zaragoza durante la celebración de una asamblea sobre la situación del Sistema Público de Pensiones y en el marco de la campaña informativa y reivindicativa que está desarrollando el sindicato.
Mari Carmen Barrera ha explicado que “si el gobierno no acomete una subida de las pensiones con la que no haya pérdida de poder adquisitivo, iniciaremos una ronda con los grupos parlamentarios para que sean los partidos los que promuevan que el Parlamento apruebe una ley que revalorice las pensiones conforme al IPC, lo que supondría una subida de entre el 1,1 y el 1,3%, que previsiblemente tendrá nuestro país en enero de 2017”.
“Somos es el país donde más se cotiza y menos se gasta en pensiones y donde más se ha recortado el gasto en esta materia, 6 puntos del PIB, de hecho, de aquí a 2060, periodo en el que pasaremos de 8 millones de pensionistas a 15 millones, el gasto en pensiones seguirá disminuyendo. Los pensionistas van a pasar de cobrar por encima del 80% de su último salario en la pensión, como en 2011, a cobrar pensiones en torno al 48% de su último salario en 2060, y no podemos permitirlo porque el gasto en pensiones es un pilar fundamental de nuestro sistema democrático, nuestra sociedad y nuestra economía” ha subrayado.
En la asamblea han intervenido también el Secretario General de UGT-Aragón, Daniel Alastuey y el Secretario General de la Unión de Jubilados y Pensionistas de UGT-Aragón, Tomas Yago. ​
 


Retos de los jóvenes sindicalistas en el sector comercio

Entre los pasados 11 y 16 de septiembre tuvo lugar en Berlín el encuentro “Uni Commerce Youth Camp”. En este encuentro, organizado por UNI-Comercio y el sindicato alemán Ver.di, jóvenes sindicalistas del sector de Comercio de diferentes partes del mundo abordaron los principales retos sindicales que afrontan los jóvenes  de dicho sector.

A modo de resumen, comentamos a continuación cada uno de los bloques trabajados la pasada semana:

Entorno profesional: se discutió acerca de las diferentes experiencias locales en relación a la existencia de un salario mínimo, jornada de trabajo, igualdad de oportunidades, seguridad y salud en el empleo.

Organización sindical en el sector comercio: debates en torno a los diferentes modelos de afiliación en diferentes países (Bélgica, Uruguay, Irlanda, Brasil, Alemania, Indonesia, Suecia y España). El principal reto que afrontan los representantes sindicales es la búsqueda de soluciones en un contexto de contratación precaria (principalmente debido a la temporalidad y la parcialidad). Se valora la importancia de la formación continua en el lugar de trabajo y de campañas de sensibilización para atraer a los/as trabajadores jóvenes del sector.

En el caso español planteamos los problemas existentes en nuestro entorno: precariedad contractual (bajos salarios, temporalidad, parcialidad), persecución sindical, promoción empresarial de sindicatos antisindicales, horarios comerciales perjudiciales para el descanso y la conciliación.

Uno de los bloques discutidos más importantes ha sido el relativo a las consecuencias del comercio electrónico. Las conclusiones principales fueron: identificar los riesgos del e-commerce para la calidad del empleo, importancia de informar a los trabajadores sobre sus derechos como trabajadores del comercio, fomento de la formación interna para el trabajo en e-commerce e integrar en los centros de trabajo la perspectiva de la conciliación de la vida personal y laboral.

Por último, los participantes trabajaron en la preparación de acciones que se presentarán el Congreso de Uni Commerce en 2017. El eslogan de dicho encuentro será “Uni Youth-We are now!”.

Demostrado, la austeridad es veneno para el crecimiento

La OCDE ha recortado hoy las previsiones de crecimiento económico de la zona euro para 2016 y 2017, reconociendo una situación de debilidad que, para UGT es el resultado de una política deliberada, que sigue vigente desde el año 2010: la estrategia de austeridad extrema, de los recortes, del aniquilamiento del estado del Bienestar y la devaluación de los salarios. Para el Sindicato, la mejora de las previsiones que se atribuyen a España por algunos organismos para 2016 son consecuencia de la relajación de la austeridad derivada de la ausencia de Gobierno y del impacto de medidas expansivas que acompañan siempre a los periodos electorales. Los datos evidencian que la austeridad es veneno para el crecimiento económico y la creación de empleo, y hacen imprescindible y urgente un cambio en la estrategia económica.

Las OCDE ha recortado las previsiones de crecimiento de la zona euro: una décima menos en 2016 (de 1,6% a 1,5%) y tres décimas menos para 2017 (de 1,7% a 1,4%).

Por encima de la valoración técnica de si se crecerá una décima arriba o abajo, lo importante de estas previsiones son dos cosas:

1.    La economía europea no solo no despega, sino que se ralentiza y sigue mostrando grandes dudas sobre la evolución de su actividad, y por tanto, del empleo. Y eso es muy grave, porque el empleo –y más precisamente, reducir el elevado desempleo existente- debe ser la prioridad número uno de Europa: hay más de 22 millones de desempleados en los países de la zona euro; y uno de cada cuatro son españoles.
2.    La política monetaria sigue siendo muy expansiva, y es la que está favoreciendo, con sus bajos tipos de interés, el crédito y la inversión, y por tanto la que está favoreciendo el crecimiento de la actividad. Pero su impacto está ya agotado. Sin el concurso de la política fiscal, es decir, sin más gasto público e inversión pública, Europa no crecerá más. Y no se creará más empleo.

La OCDE dice claramente que las economías desarrolladas, y en particular las europeas, se encuentran en una situación de debilidad, de “trampa del bajo crecimiento”, porque trimestre a trimestre registran crecimientos del PIB decepcionantes, que generan más desánimo.

Esta “trampa del crecimiento” es en realidad el fruto de una política deliberada, que sigue vigente en toda Europa desde 2010, que ha provocado mucho sufrimiento a la millones de ciudadanos y ciudadanas, y que muchos quieren seguir aplicando: la estrategia de la austeridad extrema, de los recortes, del aniquilamiento del estado de bienestar y de la devaluación de los salarios.

Estas políticas tienen que terminar. Y así lo exigimos las organizaciones sindicales.

No es casualidad que en España algunos organismos estén mejorando las previsiones de crecimiento del PIB para este año 2016, como por ejemplo publicó FUNCAS ayer mismo (la aumentó en una décima, del 3% al 3,1%), por encima de la previsión del Gobierno (2,9%).
Esto es así en buena parte debido a la relajación de la austeridad que se ha producido en los últimos meses, precisamente por la no existencia de gobierno (lo que impide adoptar determinadas medidas de recortes, como está pidiendo la Comisión) y por el impacto expansivo del (múltiple) período electoral vivido, que siempre implica una atenuación de la política de control del gasto público, al posponer decisiones impopulares y acelerar algunas decisiones de inversión con interés electoralista.  

Lo que se pone de manifiesto es que la austeridad es veneno para el crecimiento económico y, por tanto, para la creación de empleo.

Sin embargo, las incertidumbres en Europa y en España, y la previsión de nuevos recortes para 2017, hacen que se estén rebajando las previsiones para 2017.

La conclusión debe ser la misma: es imprescindible cambiar de políticas para crecer más y reducir más el desempleo, nuestra exigencia número uno.
Por eso no basta con que tengamos un gobierno, sino que es imprescindible que ese nuevo gobierno aplique una nueva estrategia económica que ponga el acento en mejorar la vida de las personas.
cuadrodentro.jpg

UGT comparte, con matices, las propuestas de la Comisión Europea para la reforma del mercado de las telecomunicaciones

La propuesta de reforma del mercado de las telecomunicaciones presentada por la Comisión Europea con motivo del debate sobre el Estado de la Unión –celebrado el pasado 14 de septiembre–, representa una profunda revisión del denominado Paquete Telecom, que data del año 2002. Desde entonces, el contexto y el panorama del sector de las telecomunicaciones han cambiado de forma radical. Demasiado tiempo hemos esperado los europeos para una reforma tan necesaria como urgente.

El nuevo marco legislativo que se propone, denominado Código Europeo de las Comunicaciones Electrónicas,  que fusiona cuatro directivas de telecomunicaciones existentes, trae consigo novedades que, desde UGT, queremos valorar:

En general, la propuesta de la Comisión es positiva; incluye aspectos reivindicados por UGT desde hace más de un lustro, como la universalización de la banda ancha y la activación de medidas correctoras a la segunda brecha digital. No obstante, aún es preciso concretar la financiación y los reglamentos que vertebrarán este proceso, sobre todo cuando EEUU lleva casi 5 años de ventaja a la Unión Europea en estos aspectos.

En referencia al empleo, la propuesta de la Comisión Europea no hace mención alguna a cómo impactará su plan en este ámbito. Como venimos denunciando desde UGT, los reguladores europeos y españoles siguen cometiendo el incomprensible e inaceptable de error de no tener en cuenta las repercusiones de sus propuestas legislativas en el empleo y en las condiciones laborales de los trabajadores y trabajadoras del sector de las comunicaciones.  Por ello, insistimos en la necesidad de que la regulación impulse un crecimiento económico basado en la creación permanente de empleo de calidad, consolidando una competencia sectorial que sirva como instrumento que garantice el empleo. No sólo se debe invertir en redes, también en personas. Además, debe consolidarse la universalización de la telefonía móvil para colectivos vulnerables o la creación de nuevos derechos de los usuarios, como la propuesta de UGT de implantar un Medidor de Velocidad, tal y como han realizado otros países de nuestro entorno.

En cuanto a la protección de las inversiones en nuevas redes, consideramos acertado el enfoque de la Comisión, así como en el impulso que se pretende dar a las ayudas públicas; aunque, de nuevo, habrá que ver la letra pequeña y qué partida presupuestaria se reserva para dar servicio a las denominadas zonas blancas o insuficientemente atendidas, sobre todo considerando el ejemplo de España, que ha destinado unos paupérrimos 63 millones de euros a la extensión de la banda ancha en el último ejercicio, mientras que Alemania ha destinado 4.000 millones en cinco años.

Por otro lado, nos genera muchas dudas la iniciativa WiFi4EU, tanto en el fondo como en la forma. Si lo que se pretende es dar cobertura de Wifi público y gratuito, 120 millones de euros de presupuesto para toda la Unión es una cifra claramente insuficiente. Desde el punto de vista del fondo, no podemos compartir que se destine dinero público para que las administraciones ofrezcan una conexión limitada en velocidad y cobertura, mientras existan miles de personas sin conectividad por falta de recursos económicos o de cobertura de redes de última generación.

Finalmente, valoramos de forma muy positiva los intentos de la Comisión por mejorar la coordinación en la asignación de espectro radioeléctrico. UGT ha sido pionera en solicitar al Gobierno del Partido Popular una ordenación de los dividendos digitales. Ahora los hechos nos dan la razón y los ciudadanos tendrán que volver a soportar una reantenización que hubiese sido innecesaria. UGT volverá a reclamar al próximo Gobierno que asuma los costes de este proceso, tal y como hicimos en la ocasión precedente.